¿Cómo Crear un Armario Cápsula Sostenible?: Consejos y Ejemplos

¡Bienvenidos al fascinante mundo de la moda consciente y sostenible! En un universo donde menos es más, donde la elegancia se encuentra en la simplicidad, exploraremos juntos el arte de construir un armario cápsula sostenible. Este viaje no solo es una búsqueda de estilo atemporal, sino también un compromiso con la ética y el respeto por nuestro planeta.

Acompáñanos en la travesía de descubrir cómo fusionar la moda y la sostenibilidad, transformando tu guardarropa en un reflejo vibrante de tu personalidad mientras contribuyes al bienestar de nuestro entorno. ¿Estás listo para unirte a la revolución de la moda responsable? ¡Adelante, descubramos juntos el arte de vestir con propósito!

¿Cómo Crear un Armario Cápsula Sostenible?: Consejos y Ejemplos

¿Qué es el armario cápsula?

El origen de este concepto se remonta al siglo XX, como se mencionó anteriormente, vinculado a una pequeña colección que buscaba abordar la pregunta cotidiana de «¿Qué me pongo?» Este concepto capturaba la esencia de una tienda creada en los años 70 por Susie Fox.

La esencia del armario cápsula se define como una selección de prendas básicas de alta calidad que forman la base de cualquier guardarropa y que, de hecho, pueden constituir un armario completo por sí mismas. En otras palabras, al encontrar las piezas adecuadas para un armario cápsula, no se necesitaría nada más para vestirse, logrando una versatilidad considerable con solo unas pocas prendas.

Las listas más tradicionales comienzan con elementos clásicos como una camisa y una camiseta blancas, unos vaqueros, un pequeño vestido negro, una gabardina, entre otras piezas asociadas comúnmente con un estilo ligeramente clásico. Sin embargo, en enfoques más contemporáneos, se aboga por una personalización más relajada.

Según Saray Martín, ilustradora y autora del libro «El método del armario cápsula» (2017), en una entrevista con Vogue España en abril de 2021, «es cuestión de analizar nuestro estilo, buscar las prendas básicas que deberían estar en el armario, tener otras piezas más de temporada y apostar por la calidad».

Por lo tanto, aunque la clásica camisa blanca a menudo encabece las listas de armarios cápsula, podría no ser esencial si no se ajusta completamente a las estéticas preferidas, pudiendo ser reemplazada por una camisa negra o incluso por una camiseta, sudadera o jersey. Lo crucial es que todas las prendas sean coherentes con el estilo personal y, por supuesto, se combinen armoniosamente entre sí.

¿Cuántas prendas tiene un armario cápsula?

La flexibilidad de una de las bases fundamentales en esta teoría es notable. Mientras Donna Karan propuso siete elementos, una cantidad reducida que podría considerarse como un esqueleto, la variedad se extiende hasta las 40 piezas, siendo el número 30 particularmente popular en diversos manuales.




En su libro, Martín sugiere un rango de entre 33 y 40 piezas, abarcando zapatos y accesorios, aunque excluyendo prendas como la ropa interior, la ropa deportiva y otras específicas, como vestidos de fiesta, destinadas a ocasiones puntuales.

El desafío radica en vestirse exclusivamente con ese número de prendas durante toda una temporada, permitiendo que muchas de ellas perduren incluso en el cambio de estación. Por ejemplo, unos vaqueros pueden formar parte tanto del armario cápsula de verano como del de invierno, mientras que una falda ligera con estampado floral estará presente en el primero, pero en el segundo se cambiará por un abrigo adicional. Se trata de un juego de ecuaciones estéticas en el que, debido a la limitación numérica, los colores básicos suelen ser aliados fundamentales, al igual que las formas no excesivamente definidas.

Aunque esta es una norma generalizada, existen enfoques menos estrictos para entender el armario cápsula, aquellos que eliminan la restricción numérica y priorizan exclusivamente la calidad, desalentando la compra impulsiva. Tal vez ya se posean cinco pares de vaqueros que funcionan bien y cumplen con las necesidades, por lo que tiene más sentido conservarlos en lugar de desecharlos y generar nuevos residuos.

¿Cuál es la finalidad de este método?

La aplicación de este método depende en gran medida de la persona que desee adoptarlo. Para Martín, fue un desafío personal, ya que buscaba equilibrar su profesión con su estilo de vida. En su libro, compartió una revelación casi epifánica al vivir inmersa en un constante flujo de prendas que entraban y salían de su armario. «Me doy cuenta de toda la ropa que tengo y de cuánta queda olvidada en el armario sin estrenar, lo que me hace pensar que hay muchas prendas totalmente prescindibles», confesó.

El primer motivo para abrazar este enfoque puede ser el ahorro de tiempo y la simplificación del proceso de vestirse cada mañana. Martín destaca la ventaja de tener prendas clave que se combinen entre sí, permitiendo crear looks diversos con lo que ya está en el armario y las adiciones ocasionales. Esto facilita la elección diaria del atuendo.

Otro aspecto positivo de este método es el autoconocimiento estético más profundo. Requiere un análisis detallado no solo de las prendas en sí, sino también del estilo de vida que se lleva y para el cual se viste. En este sentido, acumular vestidos de noche puede resultar inútil si la rutina demanda prendas más cómodas, como joggers. Este análisis puede indicar la necesidad de ajustes para vestir de acuerdo con los deseos reales, haciendo que la ropa se convierta en una expresión personal que sirva al individuo.

¿Cómo Crear un Armario Cápsula Sostenible?: Consejos y Ejemplos

Es interesante destacar que la ropa cuenta historias, incluso cuando se trata de uniformes. Nicolás Yllera, cofundador de Rrroad, firma española de moda circular, señala que las personas más versadas en moda y con altas responsabilidades en la industria suelen adoptar un patrón común: vestir de forma uniforme. Este uniforme es muy personal, adaptado a medidas y estilo propios, pero sigue siendo distintivo.

Ejemplos notables incluyen a figuras como Emmanuelle Alt, Anna Wintour, Edward Enninful y Stefano Tonchi, quienes combinan elementos de tendencia con una base constante de prendas que encajan en su «uniforme» de moda.

¿El armario cápsula es sostenible?

Responder a esta pregunta representa uno de los desafíos más complejos, pero también se revela como uno de los temas más relevantes, considerando la narrativa predominante en la actualidad dentro de la industria de la moda. La sostenibilidad no necesariamente forma parte integral del armario cápsula, especialmente si se aborda desde la perspectiva de los tejidos. No obstante, uno de los pilares de la sostenibilidad radica en la durabilidad y en la reducción del consumo, aspectos que se vinculan directamente con este concepto que está transformando numerosos guardarropas.

Según Yllera, la sostenibilidad de una prenda no solo se determina por las fibras utilizadas, el lugar de fabricación, el ahorro de agua o su capacidad de reciclaje, sino también por la frecuencia con la que se utiliza. «Un abrigo extravagante de lentejuelas fluorescentes, con flecos y capucha de plumas, puede cumplir con los más estrictos estándares de sostenibilidad y tener un impacto mínimo en el planeta, pero ¿cuántas veces realmente te lo pondrías? Adquirir una prenda así impulsivamente, sin un razonamiento detrás, es precisamente lo que el armario cápsula busca evitar», argumenta.

En la premisa de poseer menos pero de mejor calidad, entra inevitablemente la noción de calidad. Para que una prenda perdure en buen estado a lo largo de muchos años en el armario, debe cumplir con ciertos criterios en términos de materiales y confección, asegurando así su envejecimiento digno y su resistencia al paso del tiempo.

¿Qué hay de las tendencias?

Una vez más, nos enfrentamos a una cuestión que genera opiniones divididas entre aquellos que adoptan o trabajan con el concepto del armario cápsula. No obstante, existe un consenso general en la necesidad de alejarse de lo efímero. Martín destaca que para construir un fondo de armario sólido con prendas clave, no podemos sucumbir a la tentación de seguir todas las tendencias fugaces que surgen. «Lo ideal es conocer lo que realmente va con nuestra personalidad y estilo, evitando así tener ropa abandonada en el armario», comenta.

¿Cómo Crear un Armario Cápsula Sostenible?: Consejos y Ejemplos

Esta noción de conocimiento y personalización también se refleja en las palabras de Yllera, quien señala la rapidez del mercado y el «ritmo de consumo» que se ha interiorizado sin que muchos lo perciban. Explica cómo esta dinámica es relativamente nueva, ya que hace no mucho tiempo, las tendencias perduraban varias temporadas, evolucionando gradualmente. Las marcas mantenían una personalidad distintiva y modificaban su estilo de manera reconocible.

En la actualidad, la mayoría de las marcas resultan irreconocibles de un año a otro, ya sea debido a cambios de diseñador o a alteraciones forzadas en el estilo impulsadas por las estrategias de las juntas directivas en busca de la perpetua sensación de novedad.

¿Cómo se construye un armario cápsula?

El procedimiento guarda similitudes con la tradicional limpieza de armario, y considerando la popularidad de las técnicas de organización, es probable que ya esté bastante arraigado en la conciencia. La primera fase implica vaciar completamente el armario, someter cada prenda a un análisis para determinar su utilidad y, por último, rellenar el espacio solo con las prendas seleccionadas para el armario cápsula.

La complejidad puede surgir en el segundo y tercer paso, en los cuales resulta crucial haber realizado, o estar llevando a cabo simultáneamente, un análisis reflexivo y realista de nuestro estilo personal, identificar el uniforme casi diario y reconocer las piezas que nos enamoran y combinan con todo.

Además, es importante considerar que las prendas guardadas para su uso estacional deben limitarse a las piezas de esa temporada específica, mientras que aquellas correspondientes a otras estaciones deben almacenarse en un lugar que no interfiera con el armario cápsula actual.

¿Qué debe contener un armario cápsula?

Un armario cápsula es una colección limitada de ropa esencial y versátil que se puede combinar fácilmente para crear una variedad de conjuntos. El concepto detrás de un armario cápsula es tener menos ropa pero más opciones, ya que todas las piezas están diseñadas para combinar entre sí.




Aquí hay algunas pautas generales sobre lo que podría contener un armario cápsula, pero ten en cuenta que esto puede variar según tus preferencias personales, estilo de vida y clima:

  1. Camisetas básicas: Camisetas de manga corta y manga larga en colores neutros.
  2. Camisas y blusas:
    • Una camisa blanca clásica.
    • Otras camisas o blusas en colores neutros o estampados sutiles.
  3. Jerseys y suéteres: Suéteres ligeros y cálidos para diferentes estaciones.
  4. Chaquetas:
    • Una chaqueta de mezclilla o una chaqueta ligera.
    • Una chaqueta más abrigada para climas fríos.
  5. Pantalones:
    • Vaqueros en un corte que te favorezca.
    • Pantalones chinos o de tela en colores neutros.
  6. Faldas o pantalones cortos: Una falda o par de pantalones cortos que combinen bien con tus tops.
  7. Vestidos: Un vestido versátil que pueda adaptarse a diferentes ocasiones.
  8. Calzado:
    • Un par de zapatos cómodos para el día a día.
    • Un par de zapatos más elegantes o deportivos según tus necesidades.
  9. Accesorios:
    • Un cinturón que combine con varias prendas.
    • Joyería sencilla y versátil.
  10. Ropa interior y calcetines: Suficientes prendas básicas para cubrir tus necesidades diarias.
  11. Ropa de dormir y ropa deportiva: Pijamas cómodos y ropa deportiva adecuada para tu rutina de ejercicio.

Recuerda que estas son solo sugerencias y puedes adaptar tu armario cápsula según tus necesidades y preferencias personales. La clave es elegir piezas que te gusten, te sienten bien y se complementen entre sí para facilitar la creación de conjuntos. Además, un armario cápsula puede cambiar con las estaciones, así que puedes actualizarlo cada cierto tiempo.

(Visited 10 times, 1 visits today)

Deja un comentario