Guía Completa para Hacer Compostaje en Casa

El compostaje en casa es una práctica sostenible que beneficia tanto al medio ambiente como a tu jardín. En este artículo, te guiaremos a través de los pasos para crear compost de alta calidad en la comodidad de tu hogar. Desde la elección de contenedores adecuados hasta la gestión de residuos orgánicos, descubrirás cómo convertir tus desechos en valiosos nutrientes para tus plantas.

Guía Completa para Hacer Compostaje en Casa

¿Cuál es el significado de compostaje?

El compostaje es un proceso natural de descomposición de materia orgánica, como restos de alimentos, hojas, ramas y otros materiales orgánicos, en un material llamado compost. El compost es un tipo de abono orgánico rico en nutrientes que se puede utilizar para enriquecer el suelo de jardines, huertos y campos, mejorando su estructura y fertilidad.

El proceso de compostaje implica la descomposición de la materia orgánica por parte de microorganismos, como bacterias, hongos y lombrices, en presencia de oxígeno. Durante este proceso, los microorganismos descomponen los materiales orgánicos en compuestos más simples y estables, creando así el compost.

El compostaje es una forma sostenible de gestionar los residuos orgánicos, ya que reduce la cantidad de desechos que van a los vertederos y contribuye a la mejora de la calidad del suelo y la reducción de la erosión. Asimismo, es una práctica importante en la agricultura orgánica y la jardinería sostenible, ya que ayuda a mejorar la retención de agua, aumenta la disponibilidad de nutrientes para las plantas y reduce la necesidad de fertilizantes químicos.

También es una forma efectiva de reciclar los residuos orgánicos, reduciendo así el impacto ambiental de la gestión de residuos.

¿Qué agentes ayudan en la descomposición?

La descomposición de la materia orgánica durante el proceso de compostaje involucra una variedad de agentes o microorganismos que trabajan en conjunto para descomponer los materiales. Los principales agentes que participan en el proceso de descomposición son:

  1. Bacterias: Las bacterias son los principales descomponedores en el compostaje. Hay dos grupos principales de bacterias que descomponen la materia orgánica: las bacterias aeróbicas (que requieren oxígeno) y las bacterias anaeróbicas (que trabajan en ausencia de oxígeno). Las bacterias aeróbicas son las más comunes en sistemas de compostaje bien aireados.
  2. Hongos: Los hongos descomponedores, como mohos y levaduras, también juegan un papel importante en el proceso de compostaje. Son especialmente eficientes en descomponer compuestos más resistentes, como la lignina y la celulosa.
  3. Actinomicetos: Estos microorganismos son una clase de bacterias que tienen propiedades intermedias entre las bacterias y los hongos. Son responsables de descomponer sustancias resistentes y contribuyen al proceso de descomposición.
  4. Lombrices: Las lombrices de tierra, en particular las lombrices rojas californianas, son conocidas por su papel en la descomposición de materia orgánica. Estas lombrices mastican y descomponen los materiales orgánicos, creando excremento ricos en nutrientes llamado «lombricompuesto.»
  5. Insectos y otros organismos: Diversos insectos, como escarabajos, ácaros y larvas, pueden contribuir a la descomposición de materia orgánica al descomponer y fragmentar los materiales.



El proceso de compostaje es una colaboración entre estos agentes descomponedores. Las bacterias inician la descomposición al descomponer los materiales en compuestos más simples. Luego, los hongos y otros microorganismos actúan para descomponer aún más estos compuestos. A medida que avanzan en su descomposición, los materiales orgánicos se convierten en compost, un material rico en nutrientes que es beneficioso para el suelo y las plantas.

¿Cuáles son los tipos de compostaje?

Existen varios tipos de compostaje, y la elección del método de compostaje adecuado depende de factores como el espacio disponible, los materiales disponibles, la cantidad de residuos orgánicos que se generan y las necesidades específicas.

Aquí te presento algunos de los tipos de compostaje más comunes:

  • Compostaje en montón: Este es el método más básico de compostaje y consiste en crear un montón de residuos orgánicos en un área designada, como un rincón de tu jardín. El montón se debe girar o mezclar ocasionalmente para facilitar la descomposición y la aireación. Es adecuado para hogares con espacio al aire libre.
  • Compostaje en pilas: Similar al compostaje en montón, pero las pilas suelen ser más ordenadas y estructuradas. Se construyen capas de residuos verdes y marrones, y se debe voltear el montón regularmente para mezclar los materiales y acelerar la descomposición.
  • Compostaje en tambor o compostador: Utiliza un recipiente giratorio o un tambor que facilita la mezcla y la aireación de los materiales. Este método es ideal para espacios pequeños, como patios o balcones, y permite un mejor control de olores y plagas.
  • Compostaje en cajas o contenedores: Consiste en contenedores especialmente diseñados para compostaje que pueden tener una o varias secciones. Los contenedores facilitan la recolección y la rotación de los materiales y son útiles para gestionar diferentes etapas del proceso de compostaje.
  • Compostaje en vermicompostaje: Implica el uso de lombrices (como las lombrices rojas californianas) para descomponer los residuos orgánicos. Las lombrices se mantienen en un recipiente especial y se alimentan con residuos orgánicos. Este método es ideal para espacios pequeños y produce un tipo de compost llamado «lombricompuesto» rico en nutrientes.
  • Compostaje de hojas: Este tipo de compostaje se centra en la descomposición de hojas caídas. Puedes crear montones de hojas o utilizar un contenedor para hojas. El resultado es un material llamado «hojín» que se utiliza para mejorar el suelo.
  • Compostaje en foso: Se cava un hoyo en el suelo y se colocan los residuos orgánicos en el hoyo. Luego se cubren con tierra y se dejan descomponerse en el suelo. Es un método simple pero requiere espacio y puede llevar más tiempo.
  • Compostaje en interiores: Puedes usar sistemas de compostaje en interiores, como vermicompostadores o compostadores eléctricos, para compostar residuos orgánicos dentro de tu hogar, incluso en apartamentos. Estos sistemas están diseñados para controlar olores y plagas en espacios cerrados.

La elección del tipo de compostaje dependerá de tus necesidades y condiciones específicas, como el espacio disponible, la cantidad de residuos generados y tus objetivos de compostaje. Cada método tiene sus ventajas y desafíos, pero todos contribuyen a la reducción de residuos y la producción de compost beneficioso para el suelo.

Beneficios que aporta el hacerlo en casa

El compostaje en casa ofrece una serie de beneficios tanto para el medio ambiente como para tu jardín o huerto. Aquí tienes algunos de los principales beneficios del compostaje en casa:

  • Reducción de residuos: El compostaje reduce la cantidad de residuos orgánicos que van a los vertederos, lo que disminuye la presión sobre los sitios de disposición de residuos y contribuye a la reducción de la contaminación ambiental.
  • Producción de abono natural: El compost resultante es un abono orgánico rico en nutrientes que mejora la calidad del suelo, aumenta su capacidad de retención de agua y promueve el crecimiento de plantas saludables.
  • Ahorro de dinero: Al producir tu propio compost, reduces la necesidad de comprar fertilizantes químicos, lo que puede ahorrarte dinero a largo plazo.
  • Mejora de la salud del suelo: El compost enriquece el suelo con materia orgánica, mejorando su estructura y aumentando la biodiversidad microbiana, lo que a su vez promueve un suelo más saludable.
  • Reducción de la erosión del suelo: El compost ayuda a prevenir la erosión del suelo al mejorar su capacidad para retener agua, lo que reduce la escorrentía de agua y la pérdida de nutrientes.
  • Reducción de la necesidad de riego: Los suelos enriquecidos con compost retienen mejor la humedad, lo que significa que tus plantas pueden resistir mejor la sequía y requieren menos riego.
  • Menos emisiones de gases de efecto invernadero: El compostaje adecuado en casa reduce la cantidad de residuos orgánicos en los vertederos, lo que a su vez reduce la producción de metano, un potente gas de efecto invernadero.
  • Mejora de la calidad del aire y reducción de olores: Compostar en casa en lugar de desechar alimentos en la basura ayuda a reducir la generación de olores desagradables y a mejorar la calidad del aire en tu área.
  • Participación en la sostenibilidad: El compostaje en casa es una acción sostenible que reduce tu huella ecológica y promueve la gestión responsable de los residuos.
  • Conexión con la naturaleza: El proceso de compostaje te conecta con la naturaleza y te brinda una comprensión más profunda de cómo los desechos orgánicos pueden convertirse en un recurso valioso.

Guía Completa para Hacer Compostaje en Casa

En resumen, el compostaje en casa es una práctica ecológica que beneficia tanto al medio ambiente como a tu jardín, al tiempo que te brinda la satisfacción de contribuir a la sostenibilidad y la gestión responsable de los residuos.

¿Qué puedo agregar y cómo puedo hacer compost en casa?

Puedes hacer compost en casa utilizando una variedad de residuos orgánicos, tanto materiales «verdes» como «marrones». Aquí tienes una lista de qué puedes agregar y algunos consejos sobre cómo hacer compost en casa:

  • Materiales «Verdes» (Ricos en Nitrógeno):
    1. Restos de frutas y verduras.
    2. Cáscaras de huevo trituradas.
    3. Posos de café y filtros de papel.
    4. Bolsas de té usadas (sin etiquetas ni grapas).
    5. Recortes de césped fresco (en pequeñas cantidades).
    6. Plantas de jardín recién podadas.
    7. Maleza joven (sin semillas).
  • Materiales «Marrones» (Ricos en Carbono):
    1. Hojas secas.
    2. Ramas y astillas trituradas.
    3. Papel y cartón (sin tintas o productos químicos).
    4. Paja o heno seco.
    5. Aserrín (de madera no tratada).
    6. Recortes de setos y arbustos secos.
    7. Periódicos y revistas sin brillo.

Consejos para hacer compost en casa

El compostaje en casa es una práctica sostenible que permite reducir la cantidad de residuos orgánicos enviados a los vertederos y crear un valioso abono para tus plantas. En este punto, te proporcionaremos consejos prácticos para hacer compost en tu hogar, contribuyendo al cuidado del medio ambiente y mejorando la salud de tu jardín:

  1. Proporción de materiales: Intenta mantener una proporción equilibrada de materiales «verdes» y «marrones». Esto ayudará a crear un compost de alta calidad. Generalmente, se recomienda una relación de 2:1 o 3:1 de materiales marrones a verdes.
  2. Tamaño de los materiales: Tritura o corta los materiales grandes para acelerar el proceso de compostaje y asegurar una descomposición uniforme.
  3. Aireación: Asegúrate de que el montón o contenedor de compost esté bien aireado. Puedes voltear el compost regularmente o usar un compostador con buena ventilación.
  4. Humedad: Mantén el compost húmedo pero no empapado. Debe tener la consistencia de una esponja exprimida. Si está demasiado seco, agrega agua; si está demasiado húmedo, agrega materiales marrones secos.
  5. Ubicación: Coloca el compost en un lugar sombreado o parcialmente sombreado para evitar que se seque demasiado bajo el sol. También, elige un lugar que tenga buen drenaje para evitar el encharcamiento.
  6. Evitar ciertos materiales: No agregues a tu compost materiales de origen animal (como carne y huesos), productos lácteos, aceites, grasas, excrementos de mascotas, plantas enfermas o malas hierbas con semillas maduras.
  7. Tiempo: El tiempo necesario para obtener compost maduro puede variar, pero generalmente lleva de 6 meses a 2 años, dependiendo de las condiciones y el tipo de compostaje que estés utilizando.
  8. Uso del compost: Una vez que tu compost esté maduro y tenga un aspecto oscuro y terroso, puedes utilizarlo para enriquecer tu jardín, macetas o huerto.

Hacer compost en casa es una forma efectiva de reducir la cantidad de residuos orgánicos que van a los vertederos y de producir un valioso abono orgánico para mejorar la salud de tus plantas y suelos. Además, es una práctica ecológica que contribuye a la sostenibilidad.

Guía Completa para Hacer Compostaje en Casa

¿Qué no puedo agregar?

Hay varios materiales que no debes agregar al compost, ya que pueden causar problemas como olores desagradables, atraer plagas o interferir con el proceso de descomposición. Aquí tienes una lista de lo que no debes incluir en tu compost:

  1. Materiales de origen animal: Evita agregar carne, huesos, pescado, productos lácteos y excrementos de mascotas al compost. Estos pueden atraer animales no deseados y causar olores desagradables.
  2. Grasas y aceites: No añadas aceites de cocina, grasas, ni alimentos fritos al compost, ya que pueden dificultar la descomposición y atraer plagas.
  3. Productos de panificación con levadura: La levadura en productos horneados puede causar problemas en el compost y generar olores desagradables.
  4. Plantas enfermas o plagadas: No incluyas en el compost plantas enfermas o infestadas de plagas, ya que los patógenos y las plagas pueden sobrevivir en el compost y luego infectar tu jardín.
  5. Malas hierbas con semillas maduras: Evita agregar malas hierbas que hayan producido semillas, ya que las semillas pueden sobrevivir al proceso de compostaje y germinar en tu jardín.
  6. Productos químicos y pesticidas: No añadas materiales que hayan estado en contacto con productos químicos tóxicos, como pesticidas o herbicidas, ya que pueden contaminar el compost.
  7. Materiales no biodegradables: No coloques objetos no biodegradables, como plástico, vidrio, metal o productos químicos, en el compost.
  8. Cenizas de madera tratada: Evita las cenizas de madera de productos tratados químicamente, ya que pueden contener sustancias tóxicas.
  9. Papel brillante o impreso con tintas tóxicas: Utiliza papel y cartón sin tintas tóxicas o productos químicos. Evita papel brillante, como el de algunas revistas.
  10. Materiales grandes o no triturados: Los materiales grandes, como troncos o ramas gruesas, se descompondrán lentamente. Es mejor triturarlos antes de agregarlos al compost.

Siguiendo estas pautas, podrás mantener un proceso de compostaje eficiente y evitar problemas no deseados. Recuerda que un compost bien equilibrado y bien cuidado es beneficioso para tu jardín y para el medio ambiente.

¿Se puede agregar cáscaras de cítricos, lácteos o comidas grasosas?

En general, no se recomienda agregar cáscaras de cítricos, productos lácteos ni comidas grasosas al compost. Aquí te explico por qué:

  • Cáscaras de cítricos: Las cáscaras de cítricos, como las de naranjas, limones y pomelos, son ricas en ácido cítrico y pueden tener un pH muy bajo. Esto puede hacer que el compost sea demasiado ácido y desequilibrar el pH del montón, lo que no es ideal para la mayoría de las bacterias y microorganismos descomponedores. En pequeñas cantidades, las cáscaras de cítricos pueden ser aceptables en el compost, pero es mejor limitar su cantidad.
  • Productos lácteos: Los productos lácteos, como la leche, el yogur o el queso, pueden generar olores desagradables a medida que se descomponen en el compost. Además, atraen moscas y otros insectos. No es aconsejable añadir productos lácteos al compost.
  • Comidas grasosas: Las comidas grasosas, como los aceites de cocina, las sobras de frituras y los alimentos con alto contenido de grasa, pueden dificultar la descomposición y causar olores desagradables en el compost. También pueden atraer animales no deseados. No es recomendable agregar comidas grasosas al compost.

En lugar de agregar estos materiales directamente al compost, es preferible buscar alternativas para su disposición. Las cáscaras de cítricos y otros materiales cítricos se pueden utilizar como abono líquido o para crear productos de limpieza naturales.

Guía Completa para Hacer Compostaje en Casa

Los productos lácteos y las comidas grasosas pueden ser difíciles de gestionar en el compost y, en su lugar, se pueden desechar de manera adecuada o utilizar métodos de reciclaje específicos si están disponibles en tu área.

¿Cómo hacer compost en un cajón de madera, maceta o caja de plástico?

Hacer compost en un cajón de madera, maceta o caja de plástico es una excelente opción para el compostaje en espacios pequeños como balcones, patios o jardines más reducidos. Aquí te indico cómo puedes hacerlo.

Materiales necesarios:

  • Cajón de madera, maceta grande o caja de plástico con tapa.
  • Materiales «verdes» (restos de alimentos, cáscaras de frutas y verduras, posos de café, etc.).
  • Materiales «marrones» (hojas secas, cartón, papel sin tinta, ramas trituradas, etc.).
  • Tierra de jardín o compost maduro (para iniciar el proceso).

Pasos para hacer compost en un cajón, maceta o caja de plástico:

  1. Selecciona el recipiente: Elige un cajón de madera, maceta grande o caja de plástico con una tapa que se pueda cerrar para mantener el compost aislado y evitar olores y plagas.
  2. Añade una base de drenaje: Coloca una capa de ramas pequeñas, grava o trozos de madera en el fondo del recipiente para asegurar un buen drenaje. Esto evitará que el compost se vuelva demasiado húmedo y se pudra.
  3. Añade una capa de materiales «marrones»: Comienza con una capa de materiales «marrones» como hojas secas, cartón o papel sin tinta. Esto proporcionará la estructura necesaria y ayudará a absorber el exceso de humedad.
  4. Añade una capa de materiales «verdes»: Luego, coloca una capa de materiales «verdes» como restos de alimentos y cáscaras de frutas y verduras. Estos proporcionan nutrientes y nitrógeno al compost.
  5. Agrega tierra o compost maduro: Para acelerar el proceso de compostaje, agrega un poco de tierra de jardín o compost maduro en este punto. Esto introduce microorganismos beneficiosos al sistema.
  6. Repite las capas: Alterna capas de materiales «marrones» y «verdes», asegurándote de que la capa superior esté compuesta de materiales «marrones» para ayudar a cubrir y controlar los olores.
  7. Mantén el equilibrio: Asegúrate de mantener una relación adecuada entre materiales «verdes» y «marrones», lo que generalmente se recomienda en una proporción de 2:1 o 3:1 de «marrones» a «verdes».
  8. Mantén el compost húmedo: Riega el compost ocasionalmente para mantenerlo húmedo pero no empapado. Debe tener la consistencia de una esponja exprimida.
  9. Voltea y mezcla: Gira o mezcla el contenido regularmente para facilitar la aireación y la descomposición de los materiales.
  10. Tapa y espera: Cierra el recipiente con la tapa y permite que el compostaje ocurra. El tiempo necesario para obtener compost maduro varía, pero generalmente toma de 6 meses a 2 años, dependiendo de las condiciones y el cuidado.

El compost estará listo cuando tenga un aspecto oscuro, tenga un olor a tierra fresca y esté completamente descompuesto. Puedes usar este compost para enriquecer el suelo de tus plantas o jardín.

¿Cómo utilizarlo en la tierra?

Utilizar compost casero en la tierra es una excelente manera de enriquecer el suelo y mejorar la salud de tus plantas. Aquí te indico cómo puedes incorporar el compost en tu jardín o huerto:

  1. Preparación del suelo: Antes de aplicar el compost, prepara la zona de tierra donde planeas usarlo. Retira las malas hierbas y afloja el suelo con una horquilla o un rastrillo.
  2. Distribución del compost: Extiende una capa uniforme de compost maduro sobre el suelo. La cantidad a aplicar dependerá de tus necesidades específicas, pero generalmente una capa de 5 a 10 centímetros de espesor es adecuada.
  3. Mezcla con el suelo: Usa una pala o un rastrillo para mezclar el compost con el suelo existente. La idea es incorporar el compost en la capa superior del suelo. Esto mejorará la estructura del suelo y permitirá que las raíces de las plantas accedan a los nutrientes.
  4. Plantación: Ahora puedes plantar tus cultivos, árboles, arbustos o flores en el suelo enriquecido con compost. Coloca las plantas en los agujeros o surcos, como lo harías normalmente, y cúbrelos con tierra mezclada con compost.
  5. Mantenimiento: Riega las plantas de manera adecuada para que el compost ayude a retener la humedad. El compost también contribuirá a un suministro constante de nutrientes a medida que las plantas lo descompongan.
  6. Aplicación estacional: Puedes agregar compost al suelo de manera estacional, como en la primavera y el otoño, para mantener la salud del suelo a lo largo del año.

Guía Completa para Hacer Compostaje en Casa

El compost casero mejora la estructura del suelo, aumenta su capacidad de retención de agua y proporciona nutrientes esenciales a las plantas. También ayuda a equilibrar el pH del suelo y promueve la actividad microbiana beneficiosa, lo que en última instancia conduce a un jardín más saludable y productivo.

Es importante recordar que el compost debe estar maduro antes de su uso en el jardín, ya que el compost fresco puede contener microorganismos activos que podrían dañar las raíces de las plantas. El compost maduro tendrá un aspecto oscuro y un olor a tierra fresca, y estará listo para enriquecer tu suelo.

¿Cómo hacer un lombricompost en casa?

Hacer un lombricompost en casa es una forma efectiva de reciclar los residuos orgánicos y producir un valioso abono orgánico llamado «lombricompuesto» con la ayuda de lombrices. Aquí te explico cómo puedes crear un lombricompost en casa.

Materiales necesarios:

  • Contenedor de lombricompostaje: Puedes usar contenedores comerciales diseñados específicamente para lombricompostaje o construir uno propio. El recipiente debe tener tapa y orificios para la aireación y el drenaje.
  • Lombrices: Necesitarás lombrices rojas californianas (Eisenia foetida) u otras especies de lombrices compostadoras. Puedes adquirirlas en tiendas de jardinería o en línea.
  • Materiales «verdes» y «marrones»: Necesitarás una mezcla de materiales «verdes» (restos de alimentos, cáscaras de frutas y verduras, posos de café) y materiales «marrones» (hojas secas, cartón, papel sin tinta). Estos proporcionan nutrientes y estructura al lombricompost.

Pasos para hacer un lombricompost en casa:

  1. Preparación del contenedor: Forra el fondo del contenedor con una capa de materiales «marrones» como hojas secas o cartón para proporcionar una capa de drenaje.
  2. Añadir las lombrices: Coloca las lombrices en el contenedor. Puedes comenzar con unas pocas docenas y luego aumentar su número a medida que el lombricompostaje avance.
  3. Añadir materiales «verdes» y «marrones»: Agrega una capa de materiales «verdes» seguida de una capa de materiales «marrones». Continúa alternando capas a medida que añades residuos al contenedor.
  4. Mantén el equilibrio: Asegúrate de mantener una relación equilibrada entre materiales «verdes» y «marrones». Esto ayuda a evitar olores desagradables y asegura un proceso de compostaje eficiente.
  5. Mantén el compost húmedo: Rocía ocasionalmente agua sobre el compost para mantenerlo húmedo pero no empapado. Las lombrices necesitan humedad para sobrevivir.
  6. Aireación: Asegúrate de que el contenedor tenga suficientes orificios para la aireación. Esto proporciona oxígeno a las lombrices y promueve la descomposición.
  7. Alimenta las lombrices: Agrega regularmente residuos de alimentos frescos, como cáscaras de frutas y verduras, para mantener a las lombrices bien alimentadas.
  8. Cosecha el lombricompuesto: Cuando el compost esté bien descompuesto, generalmente en unos meses a un año, puedes cosechar el lombricompuesto. Para ello, retira las capas superiores del compost en el contenedor y las lombrices se habrán movido hacia abajo. Utiliza el lombricompuesto en tu jardín o macetas.



El lombricompostaje es una forma eficaz y sostenible de reciclar residuos orgánicos y producir un abono de alta calidad. Además, mantener lombrices en casa puede ser una actividad educativa y divertida para toda la familia.

(Visited 25 times, 1 visits today)

Deja un comentario