Los 8 Mejores Consejos para Mejorar tu Salud Mental

La importancia de la salud mental no puede subestimarse, ya que constituye una parte integral de nuestro bienestar general. Afortunadamente, existen actividades sencillas que podemos incorporar a nuestra rutina diaria para cuidar de nuestra salud mental.

En Chile, la salud mental ha experimentado desafíos significativos en los últimos años. Según el Termómetro de la Salud Mental en Chile ACHS-UC, durante el primer año de la pandemia, los adultos experimentaron un aumento en los problemas relacionados con la calidad del sueño, una mayor sensación de tensión y agobio, así como una disminución en la capacidad de disfrutar la vida. Alarmantemente, cerca del 50% de los encuestados informaron que su estado de ánimo se deterioró después del inicio de la pandemia en 2020.

La doctora Daniela Waissbluth, psiquiatra de la Clínica Alemana, señala que si bien estas cifras no necesariamente indican la presencia de patologías o trastornos del ánimo en todos los encuestados, sí reflejan una situación de mayor fragilidad en la población.

Además, se observa que preescolares, escolares y estudiantes universitarios también han experimentado un impacto negativo en su estado anímico. Es crucial reconocer la importancia de abordar estos problemas y buscar soluciones que promuevan la salud mental en todos los segmentos de la sociedad.

Los 8 Mejores Consejos para Mejorar tu Salud Mental

¿Cómo saber si tienes buena salud mental?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como un estado de bienestar que capacita a las personas para afrontar el estrés, desarrollar sus habilidades, aprender y trabajar eficazmente, y contribuir al mejoramiento de su comunidad.

Según la explicación de la doctora Daniela Waissbluth, este concepto no se limita únicamente a la ausencia de patologías y a menudo se vincula erróneamente con la falta de sufrimiento o de ciertas emociones, como la tristeza, angustia o rabia, que normalmente se experimentan de manera desagradable. Sin embargo, aquellos que disfrutan de una buena salud mental pueden experimentar estas emociones de manera saludable.

Mantener una buena salud mental implica, en parte, comprender que el malestar puede ser parte de la experiencia, pero también confiar en los recursos personales y buscar ayuda cuando sea necesario para enfrentar situaciones difíciles.

No obstante, es crucial prestar atención a ciertas señales de riesgo, como:

  1. Cuando un estado emocional desfavorable deja de ser temporal y se vuelve persistente.
  2. Cuando la funcionalidad diaria se ve significativamente dificultada.
  3. Cuando se producen alteraciones en los ritmos biológicos, como el sueño y el apetito.
  4. Cuando aparecen pensamientos de tendencia suicida.

Reconocer y abordar estas señales puede ser fundamental para preservar y promover la salud mental en individuos y comunidades.

¿Cómo mejorar la salud mental?

La salud mental no solo constituye una parte integral de nuestro bienestar general, sino que su deterioro puede manifestarse en síntomas físicos, como dolor, fatiga y problemas digestivos, según señala la especialista. Además, la presencia de trastornos mentales está vinculada a una mayor discapacidad, morbilidad y mortalidad.

La doctora Daniela Waissbluth ofrece recomendaciones concretas para mejorar la salud mental:

  1. Mantén rutinas de sueño estables.
  2. Adopta una alimentación equilibrada.
  3. Realiza actividad física de forma regular.
  4. Limita el tiempo de trabajo al horario establecido y desconéctate completamente fuera de ese período.
  5. Incorpora actividades placenteras y que generen bienestar en tu rutina, como hobbies, actividades deportivas o el desarrollo de la espiritualidad.
  6. Cultiva relaciones afectivas con la familia, amigos y otros seres queridos, reconociendo la importancia del apego y la regulación de afectos a lo largo de la vida.
  7. Reduce el tiempo frente a pantallas, incluyendo el uso de redes sociales y videojuegos, para favorecer la interacción social y participar en actividades gratificantes.
  8. Limita el consumo de alcohol y evita el uso de drogas, especialmente en periodos de síntomas como insomnio, angustia o desgano. Estas sustancias no son soluciones saludables y aumentan los riesgos para la salud.



La especialista enfatiza la importancia de enseñar con el ejemplo, especialmente si se tiene relación cercana con niños y adolescentes. Reconoce que gran parte de cómo vivimos nuestra salud mental en la adultez tiene sus cimientos en la infancia y adolescencia. Al proporcionar un modelo a seguir, contribuimos a que las generaciones futuras gocen de una mejor salud mental en el presente y en el futuro.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario