Como agua para chocolate: Resumen, Argumento, y más

Como agua para chocolate resumen es una historia romántica y apasionante, tocada por momentos mágicos, y recetas deliciosas. Relata la historia Tita, la hija menor de la familia, que se le ha prohibido casarse, condenada por la tradición familiar de cuidar a su madre hasta que muera. Pero Tita, cae enamorada de Pedro. En este artículo encontraras un resumen de esta fogosa historia, detalles sobre sus personajes, y mucho más.

como agua para chocolate resumen

Como agua para chocolate: Resumen

En un estilo de alcance épico pero intensamente personal Como agua para chocolate de Laura Esquivel cuenta la historia de Tita De La Garza, la hija menor de una familia que vivía en México a principios del siglo XX. A través de doce capítulos, cada uno marcado como una «cuota mensual» y, por lo tanto, etiquetado con los meses del año, nos enteramos de la lucha de Tita para buscar el amor verdadero y reclamar su independencia. Cada entrega presenta una receta para comenzar cada capítulo.

La narrativa de esta obra literaria depende esencialmente de todas las recetas que se muestran, ya que los escenarios principales de cada capítulo generalmente involucran la preparación o el consumo de los platos que dan como resultado estas recetas. Los detalles de las recetas secundarias adicionales se tejen a lo largo de la narración.

Como agua para chocolate cuenta la historia de Tita De La Garza, la hija menor de una familia acomodada que residía en México a principios del siglo XX. Debido a que Tita es la hija menor, existe una antigua tradición en la familia De La Garza que prohíbe rotundamente que la hija mas joven o menor, se case, en este caso con Pedro Muzquiz

Pedro se termina casando con la hermana mayor de Tita, llamada Rosaura, pero en el interior sabe que únicamente se casó con Rosaura para permanecer lo mas cerca posible de Tita. Rosaura y Pedro viven en el rancho familiar, lo que permite que Pedro y Tita estén viéndose constantemente.

Simultáneamente, Rosaura da a luz a un niño, que es entregado a Tita para que lo cuide, al pequeño le colocan el nombre de Roberto. Tita trata a su sobrino, Roberto, como si fuera su propio hijo, hasta el punto de que ella produce leche materna para alimentarlo mientras su hermana no puede hacerlo. Dándose cuenta que el pequeño Roberto está uniendo mas a Pedro y Tita, Mama Elena hace arreglos para que la familia de Rosaura se mude al pueblo de San Antonio.

Poco tiempo después, les llega la noticia de que Roberto ha fallecido, probablemente debido a su separación de los cuidados maternales de Tita. La muerte de su sobrino hace que Tita sufra un colapso y Mama Elena la envía a un manicomio. El Doctor John Brown, es un médico estadounidense, que se compadece de Tita y la lleva a vivir para su casa.

Pacientemente y con mucha comapasion cuida a Tita para que recupere su salud, cuidando sus dolencias físicas y tratando de revivir su espíritu que esta roto. Después de un tiempo, Tita está casi recuperada y decide no volver nunca más al rancho. Tan pronto como tomó esta decisión, Mama Elena es herida en una redada por soldados rebeldes, lo que obliga a Tita a regresar.

Tita va con intención de cuidar a su madre, pero mamá Elena se niega a recibir duramente toda la buena voluntad de Tita. Tampoco acepta las comidas de Tita, asegurando que está envenenada. Un poco después, Mama Elena es encontrada sin alguna señal de vida, y esto ha sido por una sobredosis de un potente medicamento que consumió por temor a estar envenenada.

Cuando fallece Mama Elena, esto le da la libertad tan ansiada y esperada a Tita de la prohibición a su derecho de casarse, y esta acepta la propuesta de casarse que le hizo el doctor John Brown, de quien finalmente se ha enamorado. Por otro lado, Rosaura y Pedro han vuelto a mudarse al rancho y han tenido una segunda hija, la llamaron Esperanza.

Inmediatamente, la presencia de Pedro hace que Tita cuestione su amor por John. La noche en que John le pide oficialmente a Pedro que bendiga y apruebe el matrimonio, Pedro encierra a Tita en una habitación retirada y le hace el amor, donde ella pierde su virginidad. Poco después, Tita está segura de que está embarazada y sabe que tendrá que romper su compromiso con el doctor John. 

Por primera vez en la vida, Tita se enfrenta a Mama Elena y, en palabras muy claras, declara que es una mujer adulta e independiente, desterrando al espíritu de su madre, que se reduce de una presencia imponente a una pequeña luz de fuego. Mientras expulsa al espíritu. La luz del espíritu de Mamá Elena atraviesa por medio de la ventana de Tita y en el porche, donde Pedro se acomoda a pensar, prendiendo fuego en todo su cuerpo.

Luego de salvar a Pedro, Tita procura cuidarlo y ayudarlo a recuperarse de sus heridas. El doctor John Brown vuelve al rancho de un viaje desde los Estados Unidos y Tita le confiesa que se ha enredado con Pedro. Pasan los años y el rancho centra su atención en otra boda, esta vez entre Esperanza y Alex, el hijo del doctor John Brown.

Rosaura fallece, por lo que termina dejando en libertad a su hija, Esperanza, de la dura prohibición que anteriormente le había atormentado a las hijas jóvenes de esta familia, como lo había hecho con Tita. Con Rosaura muerta y Esperanza casada, Tita y Pedro finalmente son libres de vivir finalmente su amor. En su primera noche juntos, Tita y Pedro viven un amor tan intenso que ambos son conducidos por un pasaje que los llevará al más allá.

https://www.youtube.com/watch?v=juoHuHOEb1U

Resumen por capítulos

A continuación puede leer cada uno de los capítulos de esta historia:

Capítulo 1: Enero

El llanto inducido por la cebolla literalmente le abre paso a la protagonista Tita, al mundo, mientras ella nace en la cocina, llorando, en medio del diluvio de las lágrimas de su madre. Su madre, Mama Elena, no puede producir leche (debido a la conmoción por la reciente muerte de su esposo) y, en consecuencia, entrega a Tita casi de inmediato a la cocinera de la casa, Nacha, quien cría a la niña en la cocina.

Rodeada por los colores, los olores y las rutinas de la cocina de Nacha, Tita crece entendiendo el mundo en términos de comida.

Fuera de los fogones de la cocina, Tita sigue el régimen exigente que Mama Elena instaura para sus hijas. La vida está llena de cocina, fregado, costurar y rezos. Esta tradición se ve impedida un día por el tímido anuncio de Tita de que un pretendiente, llamado Pedro Muzquiz, le gustaría visitarla. Mamá Elena toma este anuncio con cólera, invocando la tradición familiar de De La Garza de que la hija más joven debe permanecer soltera para poder cuidar a su madre en la vejez.

Fuera de los fogones de la cocina, Tita sigue el régimen exigente que Mama Elena instaura para sus hijas. La vida está llena de cocina, fregado, costurar y rezos. Esta tradición se ve impedida un día por el tímido anuncio de Tita de que un pretendiente, llamado Pedro Muzquiz, le gustaría visitarla. Mamá Elena toma este anuncio con cólera, invocando la tradición familiar de De La Garza de que la hija más joven debe permanecer soltera para poder cuidar a su madre en la vejez.

como agua para chocolate resumen

Capítulo 2: Febrero 

La nefasta boda de Pedro y Rosaura tiene a la familia De La Garza en una gran actividad indistinta. La cocina se consume con la preparación del pastel de bodas, cuya receta comienza este capítulo. La fiesta de bodas requiere proporciones gigantescas de comida. Nacha y Tita asumen la mayor parte de este esfuerzo.

Mamá Elena declara severamente que no hará que Tita arruine la boda. Tita continúa cocinando, pero finalmente ella y Nacha están cerca del punto de quiebre. Cuando Mama Elena sale de la cocina, Nacha alienta a Tita a liberar sus emociones antes de la boda. Finalmente capaz de expresarse, Tita se rompe en lágrimas sin fin. Después de llorar profusamente, Tita continúa cocinando y descubre que sus lágrimas han empapado el pastel.

Más tarde, Tita se topa accidentalmente con Pedro , quien aprovecha la oportunidad para susurrarle que su amor por ella es eterno.  Tita pasa el resto de la boda con alegría muy rara, disfrutando del calor de la confesión de Pedro. Los invitados comienzan a comer la torta nupcial, y todos se ven reducidos al mismo anhelo y lamento que golpeó a Nacha antes, quien se había sentido mal. La angustia se combina con episodios de vómitos, y toda la fiesta de bodas se arruina.

 Habiéndose ido inmediatamente después de comer un solo pedazo de pastel, Tita es la única persona que escapa del malestar. Su alegría por el amor de Pedro se ve atenuada por el dolor físico de la feroz golpiza que sufre a manos de Mama Elena, quien está segura de que Tita envenenó deliberadamente el pastel de bodas. Tita no puede convencer a su madre de lo contrario y no puede buscar defensa en Nacha, quien es encontrada muerta, agarrando un retrato de su amante perdido.

Capítulo 3: Marzo

La muerte de Nacha deja a Tita sola y sin un confidente en la cocina De La Garza. Heredando el papel de cocinera de rancho, Tita se consuela preparando platos elaborados. Con una rosa que Pedro le regaló en secreto, Tita prepara codornices en salsa de pétalos de rosa. La receta es de origen antiguo, y es en la voz de Nacha que se comunican los secretos.

Un efecto más curioso se observa en Gertrudis, la segunda hermana. La comida sirve como afrodisíaco para ella, despertando en ella un deseo sexual insaciable. Esta emoción turbulenta late a través de Gertrudis y hacia Pedro. Cuando la comida ha finalizado, Gertrudis va a preparar una ducha para deshacerse del sudor y el aroma a rosas que emite.

La fuerza de su calor y pasión, aún fuerte por la comida afrodisíaca, hace que el agua de la ducha del rancho se evapore al contacto y finalmente incendia la estructura. Huyendo desnuda de la ducha en llamas, Gertrudis se monta en un caballo al galope por un soldado del ejército revolucionario. El soldado y Gertrudis se van.

Capítulo 4: Abril

Una alegría inesperada llega a Tita con el nacimiento de Roberto, el hijo de Pedro y Rosaura. Tita trabaja arduamente para preparar una comida especial de bautizo. Mientras está en la cocina, ella tiene otro encuentro casual con Pedro que altera dramáticamente su relación. Un simple intercambio de miradas comunica las capas de deseo tácito entre ellas.

Rosaura no produce leche y, por lo tanto, no puede amamantar a su hijo. Tita finalmente asume la responsabilidad de cuidar a Roberto. Una vez que le ofrece el pecho para apaciguar al niño, Tita descubre que está milagrosamente llena de leche y que puede alimentar a su sobrino. Pedro descubre que Tita secretamente amamanta a Roberto y la ayuda a ocultar esto del resto de la familia, fortaleciendo aún más el vínculo ilícito entre los dos. La ingeniosa mamá Elena siente algo entre ellos y se aferra a su decisión de mantenerlos separados.

Ella arregla que Rosaura, Pedro y el bebé se muden al pueblo de San Antonio con la excusa de buscar una mejor atención médica para Rosaura. Esta noticia devasta a Tita, que detesta la idea de separarse de su sobrino y del hombre que ama.

Capítulo 5: Mayo 

A raíz de la partida de Pedro, Tita se ve obligada a hacer poco pero atender a una paloma que ha tomado como mascota. Ella se siente abatida e ignora sus deberes en el hogar. Durante este tiempo, las tropas federales asaltan el rancho. Mamá Elena los confronta con una escopeta escondida en sus sayas y demuestra ser una oponente temible cuando dispara a las gallinas que le han robado y las amenaza con su mejor tiro.

Cuando finalmente les permite registrar su propiedad, no encuentran nada más que el gran palomar de Tita lleno de sus queridas palomas.  Los soldados atrapan tantos pájaros como pueden y parten. Antes de la llegada del regimiento, Mama Elena había escondido hábilmente la mayoría de sus valiosos bienes y ganado, asegurando que el rancho no fuera totalmente saqueado. En medio de esta depresión de Tita, llega la noticia desde San Antonio de que Roberto ha muerto.

Cuando es reprendida por estar de luto por el niño, Tita se revela contra Mama Elena, gritando que esta tiene la culpa de la muerte del bebé.  Mamá Elena golpea a Tita en la cara con una cuchara de madera y le fractura la nariz. Cuando Chencha intenta encontrarla, halla a Tita en un estado catatónico. Mamá Elena ordena que Tita sea enviada a un manicomio. El Doctor John Brown rescata a Tita del palomar y se la lleva.

Capítulo 6: Junio 

Bajo el cuidado amoroso del Doctor Brown, Tita surge lentamente de su caparazón interior traumatizado. Inicialmente, está retraída y adormecida, aun sufriendo la sensación crónica de frío que tuvo el día de la boda de Rosaura y Pedro. Posteriormente, ella comienza a comprender su nueva vida lejos del rancho opresivo y de Mama Elena.  Durante su estancia en la casa de John, Tita permanece en silencio. Sin embargo, un vínculo crece entre ella y John, ya que pasan mucho tiempo juntos.

John le muestra a Tita una receta para hacer mezclas, y con esta receta, él explica la hipótesis de que un fuego muy profundo arde en cada persona y cuenta las formas en que se debe cuidar este fuego. Finalmente, John le pide a Tita que escriba en la pared su razón para no hablar. Cuando regresa, descubre que ella ha escrito: «Porque no quiero». Con esta afirmación de su voluntad, Tita avanza hacia su libertad y se asegura de que no desea volver a la casa de su madre.

como agua para chocolate resumen

Capítulo 7: Julio 

Visitando desde el rancho De La Garza, Chencha trae su sopa de rabo de buey. Con una cucharada, Tita recuerda instantáneamente el mejor momento de su vida, su juventud en la cocina con Nacha, donde disfrutaba de muchas comidas y el amor de Nacha. Llorando con Chencha, Tita recuerda y cuenta la receta de la sopa, la primera receta que ha podido recordar desde su colapso

Chencha trae noticias del rancho, y una carta de Gertrudis, que vive y trabaja en un prostíbulo. Tita le pide a Chencha que regrese al rancho con la noticia de que Tita ha tomado la decisión de no regresar al rancho. Después de que Chencha se va, John Brown le propone a Tita que se casen, quien, ahora totalmente recuperada, espera comenzar una nueva vida con él. Antes de que Chencha pueda entregar el mensaje de Tita a Mama Elena, un grupo de atracadores ataca el rancho.

Los atracadores violan a Chencha y golpean a Mama Elena, que intentaba defender a Chencha. Tita regresa al rancho para cuidar a Chencha y a Mama Elena. Con la esperanza de ayudar a su madre a una recuperación completa, Tita prepara la misma sopa de rabo de buey que tan milagrosamente curó su propia enfermedad.  Tita está abatida, segura de que su comida, preparada con tanto amor y cuidado, sanará a Mamá Elena.

Pero mamá Elena se niega a comer la comida de Tita, esta asegura de que está envenenada. Mamá Elena solo deja que Chencha elabore y sirva su comida. Incapaz de encontrar a alguien más para satisfacer las exigentes necesidades de Elena, Tita finalmente se termina encargado de la cocina. Pasado un mes, mamá Elena fallece. Todo gracias a unas dosis masivas un vomitivo que tomó porque temía de ser envenenada por Tita.

A pesar de la crueldad interminable que sufrió a manos de Mama Elena, Tita se conmueve por la muerte de su madre. Además, cuando viste el cadáver de Mama Elena, Tita descubre un juego de llaves que abren una caja de cartas de amor. Las cartas revelan que, cuando era joven, Elena estaba profundamente enamorada de un hombre mestizo. Sus padres impiden esta relación y la obligaron a casarse con el hombre que se convertiría en el padre de Tita.

Capítulo 8: Agosto

La muerte de Mamá Elena libera a Tita de la condena de su madre, y su entusiasmo por casarse con John Brown solo se desvía por el nacimiento del segundo hijo de Rosaura, una niña, a quien Tita llama Esperanza. Tita elige este nombre después de negarse a dejar que Pedro nombre a la niña Josefita (el nombre real de Tita). Tita elige el nombre de Esperanza, porque quiere que su sobrina, que por defecto es la hija menor de Rosaura, escape de la tradición familiar que evitó que Tita se casara.

Tita está íntimamente involucrada en la crianza de su sobrina, ya que Rosaura está postrada en cama debido a un parto complicado y no puede amamantar. Esperanza es criada en la cocina, al igual que Tita, y alimentada con los mismos tés y sopas con los que Nacha crió a Tita. Rosaura está bastante celosa de la cercanía entre Tita y la pequeña. Un día confirma los temores de Tita: anuncia su intención de seguir la doctrina familiar y prohíbe que Esperanza se case.

Este anuncio, combinado con los esfuerzos de confrontación de Pedro para disuadir a Tita de casarse con John Brown, inspira una furia terrible en Tita. Es con esta ira que Tita prepara una comida llamada champandongo, que se servirá durante la visita de John para pedir su mano en matrimonio. Mientras cocina, Tita experimenta una sensación de calor tremendo que agrava el calor de la cocina para crear un vapor intenso.

El regreso de Chencha le permite a Tita tomar un descanso de la cocina para prepararse para la llegada de John. Se ducha en el baño exterior. En la ducha, la ira de Tita disminuye y el calor se disipa lentamente. Sin embargo, el agua de repente se calienta tanto que quema la piel de Tita. Temiendo que el baño vuelva a arder, Tita abre los ojos y ve que Pedro ha estado parado afuera de la ducha observándola atentamente, sus ojos irradian lujuria. Tita huye de la ducha cuando Pedro se acerca a ella.

Después de la cena, Tita se queda para limpiar la cocina. En una pequeña habitación junto a la cocina en la que mamá Elena se bañaba, Pedro nuevamente se enfrenta a Tita. Sin palabras, la lleva a una cama en la habitación y le hace el amor, llevándose su virginidad. Aunque Rosaura y Chencha ven los «penachos fosforescentes» y el extraño resplandor que sale de la habitación, se niegan a acercarse, temiendo que la conmoción sea el fantasma de Mama Elena, trayendo furia del otro lado.

Capítulo 9: Septiembre 

Tita teme que haya quedado embarazada como resultado de su encuentro con Pedro. Se ha perdido un período y sabe que tendrá que cancelar su compromiso con John Brown ahora que no es virgen. Está preocupada con estos pensamientos durante la preparación del pan del Día del Rey. Esta receta en particular evoca recuerdos de su infancia, especialmente el cuidado amoroso de Nacha y la compañía de su hermana Gertrudis.

Mientras Tita hornea el pan, Rosaura la visita para pedirle ayuda, y es que Rosaura señala el colapso en su relación con Pedro desde la noche en que ella y Chencha vieron las llamas del «fantasma» de mamá Elena. Tan pronto como Rosaura sale de la cocina, el verdadero espíritu de Mamá Elena entra con frío. Ella regaña a Tita por su relación con Pedro y maldice al bebé que crece en el estómago de Tita. Chencha entra inesperadamente, obligando al fantasma de Mama Elena a huir.

Mientras Tita hornea el pan, Rosaura la visita para pedirle ayuda, y es que Rosaura señala el colapso en su relación con Pedro desde la noche en que ella y Chencha vieron las llamas del «fantasma» de mamá Elena. Tan pronto como Rosaura sale de la cocina, el verdadero espíritu de Mamá Elena entra con frío. Ella sermonea a Tita por su trato con Pedro y injuria al bebé que crece en el estómago de Tita. Chencha entra inesperadamente, obligando al fantasma de Mama Elena a huir.

Tita está angustiada, pero no hay nadie a quien pueda recurrir. Esa noche, durante la fiesta celebrada por el festival de los Tres Reyes, Gertrudis regresa al rancho. Ella cabalga junto al hombre que la llevo en su caballo hace tantos años junto a un regimiento de cincuenta tropas. Ahora un general en el ejército revolucionario, Gertrudis es un veterano de muchas batallas, y el rancho pasa el resto de la noche escuchando sus historias improbables. Tita está feliz por el regreso de su hermana perdida.

Capítulo 10: Octubre 

El rancho está abrumado por la presencia de tantos invitados, ya que Gertrudis y su ejército permanecen durante más de una semana. Tita anhela compartir su inconveniente con su hermana y finalmente reúne las fuerzas para hacerlo. Gertrudis escucha con calma la historia de Tita y ofrece un apoyo constante. Ella insta a Tita a hablar con Pedro sobre el embarazo. Al principio, Pedro está alegre y quiere escapar con Tita, pero luego recuerda a su familia. Ninguno de los dos está seguro de lo que debe hacerse.

Esa noche, aparece el fantasma de Mama Elena, enojado al ver a Pedro serenamente borracho buscando a Tita debajo de su ventana. El fantasma amenaza violentamente a Tita, ordenándole que salga de la casa. Tita se enfrenta al fantasma y la expulsa con palabras severas: «¡Sé quién soy! Una persona que tiene el derecho perfecto de vivir su vida como le plazca. De una vez por todas, déjame en paz, no voy a aguantar contigo! Te odio, siempre te he odiado! »

Esta proclamación desterró el espíritu inquietante de Mama Elena, que se contrae en una pequeña luz giratoria. En el mismo instante, Tita siente cambios en su cuerpo: su vientre hinchado se alivia, sus senos doloridos se alivian y suelta un «flujo menstrual violento». Mientras tanto, la luz giratoria se ha convertido en una pequeña bola de fuego. Estalla a través de la ventana de la habitación de Tita y sale al patio de abajo, donde Pedro permanece en estado de borrachera. La bola de fuego hace explotar una lámpara de aceite cerca de Pedro, prendiendo fuego a todo su cuerpo.

Todos corren al lado de Pedro, con Tita llorando sin control y Rosaura tratando de ser la esposa obediente. Cuando Pedro clama por Tita sola, Rosaura se humilla y se encierra en su habitación durante una semana. Tita se consume cuidando a Pedro. Poco después de este incidente, Gertrudis y su regimiento abandonan el rancho. El mismo día, John regresa de los Estados Unidos. Tita está feliz de verlo, pero teme la noticia que debe dar.

Capítulo 11: Noviembre

Tita, ocupada cuidando a Pedro para que recupere la salud, está nerviosa con John, porque está segura de que debe suspender el compromiso porque ya no es virgen. Mientras Tita prepara tamales para la cena, Rosaura emerge de su confinamiento de una semana, habiendo perdido treinta kilos casi. Rosaura confronta a Tita sobre su relación con Pedro, alegando que ella se ha convertido en un hazmerreír mientras que Tita ha asumido el papel de esposa en el cuidado del herido Pedro.

Tita finalmente expresa su enojo con Rosaura por haberse casado con Pedro en primer lugar. Rosaura insulta amargamente a Tita como una «mujer suelta» y dice que ya no permitirá que Esperanza esté en su presencia. Después de su pelea con Rosaura, Tita vuelve a cocinar. De repente, un frenesí estalla en el patio cuando todos los pollos en el rancho se atacan violentamente, llenando el aire con plumas sangrientas. Tita intenta detenerlos, pero la furia continúa, de modo que los pañales de bebé bordados inmaculados que cuelgan afuera en el tendedero se manchan de sangre.

La pelea de gallinas crea un enorme torbellino de energía, convirtiéndose en un tornado poderoso. Tita intenta salvar algunos de los preciosos pañales de Esperanza, pero pronto tiene que concentrar su energía en no ser arrastrada por el viento. El tornado azota con tanta fuerza que hace un agujero en el suelo, y todos menos tres pollos son absorbidos por este vacío. Cuando finalmente es seguro, Tita regresa tambaleándose a la cocina, donde descubre que sus tamales no están listos para la comida.

Ella recuerda el sabio dicho de Nacha de que los tamales no se cocinan cuando la gente discute. Para contrarrestar la fuerza de la mala sangre entre ella y Rosaura, Tita evoca todos sus recuerdos más felices de Pedro y canta a los frijoles. Justo como ella espera, los frijoles reaccionan a esta infusión de alegría y están listos para cocinar. Tita comienza la cena con John y su tía con mucha aprensión, ya que sabe que debe terminar su compromiso. John siente que ella está perturbada.

 

Capítulo 12: Diciembre 

Los ocupados preparativos para otra boda encuentran a Tita y Chencha trabajando duro en la cocina. Parece, al principio, que esta es la boda de Tita y John; sin embargo, se revela lentamente que han pasado muchos años y la celebración honra la unión de Esperanza y Alex, el hijo de John Brown. En los años intermedios, Tita ha vivido en la casa con Rosaura, Pedro y Esperanza bajo las pautas de un pacto silencioso.

Su delicada convivencia estalló cuando Esperanza y Alex quisieron casarse: Tita y Pedro suplicaron que se respetaran los deseos de Esperanza, mientras que Rosaura mantuvo firmemente la rígida tradición que su madre había forzado a Tita. Después de días de violentas discusiones, Rosaura murió, aun sufriendo su desagradable desconcierto. Su funeral fue mal atendido debido al insoportable olor que aún emanaba de su cuerpo.

La muerte de Rosaura dejó a Esperanza libre para casarse con Alex, y todos en la casa están encantados. Simultáneamente, Pedro y Tita son algo libres de expresar sus verdaderas emociones, aunque intentan obstinadamente mantener a raya todo deseo. Después de la hermosa boda de Esperanza y Alex, Tita y Pedro finalmente se quedan solos en el rancho, sin nadie que los separe. Hacen el amor por primera vez sin restricciones ni temor a la interrupción, y experimentan una dicha tan maravillosa que Tita ve un túnel luminoso que conduce al mundo de los espíritus.

Al mismo tiempo, siente que los latidos del corazón de Pedro se aceleran rápidamente y luego cesan. Ha muerto y entra en el túnel en la visión que le brinda su dicha. Tita desea desesperadamente haber ido con él. Para encender nuevamente el fuego interior que le abrió un pasaje a la muerte, Tita consume las velas que iluminaron la habitación hasta el momento del fallecimiento de Pedro.

Tita deja el mundo para ir hacia él. Cuando ella lo encuentra, sus cuerpos espirituales crean chispas que prendieron fuego al rancho. El fuego está lleno de hermosas explosiones que la gente del pueblo confunde con fuegos artificiales para celebrar la boda de Esperanza y Alex. Al regresar de su luna de miel, Esperanza y Alex encuentran el rancho quemado hasta los cimientos. Descubren, bajo muchas capas de cenizas, un libro de cocina que contiene todas las recetas que cocinaba Tita.

como agua para chocolate resumen

Personajes

Conoce a continuación cada uno de los personajes de esta historia:

Tita: la protagonista de la novela, Tita es la menor de tres hijas de Mama Elena, a quien la tradición familiar le prohíbe casarse para poder cuidar a su madre más adelante, cuando esta sea anciana. La novela narra  la vida de Tita desde su nacimiento hasta su muerte, enfocándose esencialmente en su relación atormentada con Pedro, y su lucha y fortuito triunfo en la búsqueda del amor y la independencia.

Mama Elena: es la cabeza de familia y jefa de casa, además de ser algo opresiva y viuda de los De La Garza. Mama Elena es la primordial encargada y culpable del sufrimiento de Tita. Su genio cruel le infunde miedo a sus tres hijas. Ella mantiene a Tita alejada de su primer y verdadero amor, Pedro. Con el paso de la historia se revela que la propia Mama Elena en algún momento sufrió por un amor perdido, amargándola por el resto de su vida.

Pedro: es el indiscutible amor de Tita y, años más tarde el padre de Roberto y Esperanza. Impugnado el matrimonio con Tita por parte de Mama Elena, él acepta casarse con la hermana de Tita, Rosaura, rompiéndole el corazón a Tita. Sin embargo, él asevera que siente un gran amor por Tita a lo largo de la novela y la persigue en secreto. Pedro fallece luego de que él y Tita finalmente están juntos mientras hacen el amor al final de la novela.

Rosaura: es la segunda hija de Mama Elena. Rosaura contrae matrimonio con Pedro, para desilusión de Tita. Rosaura termina dejando el rancho cuando Mama Elena los envía a ella y a Pedro al pueblo de San Antonio para salvaguardar que Pedro y Tita no estén juntos. Su primer hijo, Roberto, muere siendo muy pequeño; su segunda hija, le llaman Esperanza, y tiene prohibido como Tita de casarse, esta se casa con Alex después de la muerte de su madre.

Gertrudis: es la hija mayor de Mama Elena. Gertrudis se escapa del rancho luego de tener una reacción extraña a una de las recetas de Tita. Ella desaparece y se va con un soldado revolucionario, trabaja en un burdel en la frontera entre México y Texas, y finalmente vuelve al rancho como general en el ejército revolucionario. Eventualmente se revela que Gertrudis es del linaje de una aventura extramatrimonial oculta entre Mama Elena y su verdadero amor, un hombre mestizo.

Doctor John Brown: es un doctor de estados unidos que se inquieta por el bienestar de Tita cuando sufre un colapso; también es el padre de Alex. John finalmente se enamora de Tita y ayuda a reponer su alma, revelándole la naturaleza del fuego que reside en cada persona. Tita se compromete con él, pero finalmente lo rechaza antes de casarse para perseguir a Pedro.

Nacha: es la doméstica encargada de la cocina del rancho, de origen nativo. Nacha es además la guardiana y nana de Tita a lo largo de toda su niñez, y le brinda el cariño y el soporte que Mama Elena no puede darle. También es el origen de la mayoría de las recetas que se presentan en esta novela. Nacha fallece el día del matrimonio de Rosaura y Pedro, pero retorna a lo largo de la narración como guía espiritual para guiar a Tita.

Chencha: es la otra domestica del rancho, también de origen nativo, Chencha tiene una destreza algo etérea. Ella se vuelve la amiga y acompañante de la joven Tita en la cocina después del fallecimiento de Nacha.

Roberto: es el primer hijo fruto del enlace entre Rosaura y Pedro. Roberto fallece muy pequeño en tierras estadounidenses un poco después de ser aislado del cuidado de Tita.

Esperanza: es la segunda hija del matrimonio entre Rosaura y Pedro, y es además la madre del narrador de la novela. Tita la cría en la cocina. Su matrimonio con Alex fracciona la arcaica tradición de la familia De La Garza que no consiente el matrimonio de las hijas más jóvenes.

Alex: es el hijo del doctor americano, John Brown, y el padre del narrador. Se casa con Esperanza, rompiendo todas las tradiciones y mandatos de la familia De La Garza.

Argumento: El realismo mágico

Como agua para chocolate corresponde al género literario del realismo mágico. Este estilo literario, fue desarrollado por primera vez por el escritor cubano Alejo Carpentier en su ensayo «Lo maravilloso real» en 1949, generalmente describe novelas de escritores latinoamericanos (aunque se aplica cada vez más a escritores de cualquier origen) que se infunden con distintivos fantásticos, míticos, y temas épicos.

El realismo mágico a menudo se explica como un producto único de la condición latinoamericana, particularmente su historia del colonialismo europeo, que resultó en una relación delicada entre las fuerzas contradictorias pero coexistentes de la religión y el mito indígena y la poderosa Iglesia Católica. En el caso de México, la tierra natal de Laura Esquivel, uno solo necesita mirar hasta dos de las narrativas culturales más queridas del país para obtener un ejemplo de este equilibrio.

El primero es el mito azteca que describe la fundación de Tenochitlán, que más tarde se convirtió en la Ciudad de México. El mito cuenta la historia de los mexicanos, cazadores errantes que recibieron la visión de que su imperio se construiría en una isla donde un águila se sentaba en un cactus devorando una serpiente. El cumplimiento de esta aparición todavía se celebra hoy como el comienzo histórico del imperio azteca y el México moderno.

La segunda narrativa cultural involucra a la Virgen de Guadalupe, quien, según la leyenda, se le apareció al hombre indígena Juan Diego como una Madonna de piel morena en medio de una lluvia de pétalos de rosa. El catolicismo llegó a los nativos conquistados así encarnados, y la Virgen finalmente se convirtió en la santa patrona del país. Ambas historias se basan en potentes imágenes visuales que aumentan los elementos y eventos naturales al agregar un elemento de lo fantástico.

Los personajes de Como agua para chocolate tienen como telón de fondo la fuerza modernizadora más importante de la historia mexicana, la Revolución Mexicana de 1910-17. A lo largo de este tiempo, campesinos y nativos se unieron bajo el liderazgo de figuras como Pancho Villa y Emiliano Zapata para rechazar la dictadura del viejo orden, revivir la democracia y reclamar a México para el hombre y la mujer de todos los días. Esquivel usa la revolución para explorar temas de masculinidad e identidad de género, y examina cómo los individuos se apropian de la meta de libertad de la revolución.

 

Adaptación Cinematográfica

En el año 1992, fue estrenada la película Como Agua Para Chocolate, basada en la entretenida novela que lleva el mismo nombre que fue publicada en 1989 por la Mexicana Laura Esquivel. La película fue un éxito, siendo galardonada con varios premios importantes, con una decena de premios Ariel, incluido el premio a la mejor película, y fue nominada para un Globo de Oro a la mejor película de habla no inglesa.

La película se convirtió en la película en español de mayor recaudación jamás lanzada en los Estados Unidos para ese momento. La película fue seleccionada como la opción mexicana para optar por el premio a Mejor Película en Lengua Extranjera en la 65 edición de los Premios de la Academia, pero finalmente no fue aceptada como nominada.

Esta película fue rodada en diversos escenarios como Ciudad Acuña, en México, en el pueblo Eagle Pass, Texas, Estados Unidos, al igual que el famoso pueblo de Piedras Negras, en Coahuila, México, brindándole a los espectadores escenarios muy variados y autóctonos.

En los papeles protagonicos se encuentran Lumi Cavazos como la joven Tita; Marco Leonardi como el apasionado Pedro; Regina Torné como la severa Mama Elena; Mario Iván Martínez haciendo el papel del compasivo Doctor John Brown; como hermanas de Tita, Yareli Arizmendi como Rosaura y Claudette Maillé como Gertrudis; y finalmente Sandra Arau como la niña Esperanza Muzquiz y Andrés García Jr como Alex Brown.




Frases

“¡Esa mirada! (…) giró la cabeza y sus ojos se encontraron con los de Pedro. En ese momento comprendió perfectamente lo que debe sentir la masa de un buñuelo al entrar en contacto con el aceite hirviendo”.

“»La vida sería mucho más agradable si uno pudiera llevarse a donde quiera que fuera, los sabores y olores de la casa materna».

“Cada persona tiene que descubrir cuáles son sus detonadores para poder vivir, pues la combustión que se produce al encenderse uno de ellos es lo que nutre de energía el alma”.

“Todos nacemos con una caja de fósforos adentro, pero que no podemos encenderlos solos… necesitamos la ayuda del oxígeno y una vela. En este caso el oxígeno, por ejemplo, vendría del aliento de la persona que amamos; la vela podría ser cualquier tipo de comida, música, caricia, palabra o sonido que engendre la explosión que encenderá uno de los fósforos (…) Si uno no averigua a tiempo qué cosa inicia esas explosiones, la caja de fósforos se humedece y ni uno solo de los fósforos se encenderá nunca”.

“Por eso hay que permanecer alejados de personas que tengan un aliento gélido. Su sola presencia podría apagar el fuego más intenso, con los resultados que ya conocemos”.

«El secreto de la existencia humana no consiste sólo en poseer la vida, sino también en tener un motivo para vivir. El hombre que no tenga una idea clara de la finalidad de la vida, preferirá renunciar a ella aunque esté rodeado de montones de pan y se destruirá a si mismo antes que permanecer en este mundo».

como agua para chocolate resumen

Si te gusto leer este articulo, también te puede interesar leer alguno de los siguientes:

El Conde de Montecristo de Alejandro Dumas: Resumen

Nuestra Señora de París: Argumento, Género, Resumen

Resumen de Las Aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain

(Visited 8.996 times, 1 visits today)

Deja un comentario