Guía Completa para la Compra de Ropa Sostenible

Indumentaria ética, consciente, responsable, ecológica y local: términos que han proliferado en las etiquetas de nuestras prendas en los últimos años, prometiendo sostenibilidad y respeto hacia la sociedad y el entorno. Este fenómeno no es fortuito; el movimiento global que aboga por un cambio genuino en la industria de la moda ha cobrado fuerza, resonando en todo el mundo.

A pesar de este auge, discernir la autenticidad de las afirmaciones de muchas marcas respecto a la sostenibilidad, y evitar caer en el greenwashing, puede resultar desafiante. Con el objetivo de eludir la desinformación y los engaños, desentrañamos qué implica realmente la moda sostenible, proporcionando pautas para identificarla y señalando dónde se puede hallar.

Guía Completa para la Compra de Ropa Sostenible

¿Qué es la moda sostenible?

La indumentaria sostenible se caracteriza por ser confeccionada de manera ética, evitando la participación del trabajo esclavo y condiciones injustas. Además, se distingue por tener un ciclo de vida que minimiza su impacto en el medio ambiente, empleando métodos y materiales poco contaminantes.

En contraste con la moda rápida, la moda sostenible se produce y consume considerando cuidadosamente su influencia en las personas y el planeta. Su fundamento radica en una filosofía que desafía el paradigma de producción actual, desacelerando los ritmos para tornarlos más manejables.

La moda sostenible, respaldada por un movimiento comprometido, emerge como una alternativa para aquellos que rechazan contribuir a un sistema injusto con sus decisiones de compra. Para quienes han optado por decir «no» a la cultura del derroche, a la moda desechable y a la desenfrenada contaminación del planeta.

¿Cómo reconocer una prenda ética y sostenible?

Determinar la autenticidad de la sostenibilidad de una prenda implica considerar su ciclo de vida en su totalidad, desde la producción de materiales hasta la posibilidad de reciclaje, abarcando su método de fabricación, distribución y uso.

Algunos elementos clave para identificar prendas y proyectos sostenibles incluyen:

  • Materiales sostenibles: Aunque hay excepciones, los materiales naturales, como algodón, lana, lino o cáñamo, generalmente tienen un menor impacto ambiental que los sintéticos, especialmente cuando son orgánicos o reciclados.
  • Proximidad frente a deslocalización: Optar por prendas fabricadas en lugares que respetan los derechos de los trabajadores limita la explotación laboral y reduce las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del transporte.
  • Transparencia y ética: Conocer la historia de una prenda es clave. Las marcas sostenibles suelen explicar sus procesos y condiciones de producción. La opacidad o las declaraciones vacías pueden indicar prácticas cuestionables.
  • Circularidad: Las prendas más sostenibles son aquellas que se pueden reutilizar, transformar o intercambiar. Optar por prendas de un solo material facilita el reciclaje.
  • Calidad y diseño atemporal: La ropa más sostenible está hecha para perdurar y combinar con diversas prendas, evitando tendencias efímeras que contradicen la sostenibilidad.
  • Uso prolongado: La verdadera sostenibilidad implica prendas duraderas que se utilizan repetidamente. El informe de la Fundación Ellen MacArthur destaca que más de la mitad de las prendas de moda rápida se desechan en menos de un año.
  • Cuidado del consumidor: La sostenibilidad depende no solo del fabricante, sino también del consumidor. Cuidar las prendas y asegurar condiciones óptimas durante más tiempo contribuye significativamente a reducir el impacto ambiental del sector de la moda.

Consumo sostenible de productos textiles

En cada guía de consumo, organizamos la información en diversas etapas desde la concepción de la idea de adquirir un producto:

  1. Evitar la compra
  2. Durante la compra
  3. Almacenamiento y conservación
  4. Gestión de residuos

Dentro de cada una de estas fases, implementamos principios fundamentales de sostenibilidad, tales como prevención, reutilización, reciclaje, entre otros. Este enfoque nos permite abordar de manera integral el ciclo de vida del producto, fomentando prácticas responsables y conscientes en cada etapa del proceso de consumo.




1. Evitar la compra

Al considerar cada compra, es crucial reflexionar sobre cómo nuestras decisiones impactan en el medio ambiente y la sostenibilidad. Para facilitar este proceso, dividimos nuestra guía de consumo en distintas fases, brindando enfoques prácticos y conscientes en cada etapa del ciclo de vida de los productos.

  • Prevención: En el momento en que surge la idea de comprar, lo recomendable es cuestionarnos la verdadera necesidad del artículo y la frecuencia con la que lo utilizaremos.
  • Reutilización: El siguiente paso implica revisar si ya poseemos un artículo similar en nuestro armario o si podemos acceder a él mediante préstamo, compra de segunda mano en plataformas como Vinted o Wallapop, o incluso a través de un intercambio.
  • Upcycling: Exploramos la técnica del upcycling, que consiste en dar nueva vida a materiales en desuso, transformándolos en productos de mayor valor. La pregunta clave aquí es: ¿Podemos transformar creativamente algo que ya poseemos en casa? Inspírate con las numerosas ideas de bricolaje (DIY) disponibles en internet.

Al adoptar estos principios de prevención, reutilización y upcycling, contribuimos activamente a la reducción de residuos y al fomento de prácticas de consumo más sostenibles. Este enfoque holístico nos permite tomar decisiones informadas que benefician tanto a nuestro estilo de vida como al medio ambiente.

2. Durante la compra

En nuestro compromiso con un estilo de vida sostenible, es esencial adoptar prácticas conscientes durante el proceso de compra. En esta sección, exploraremos estrategias para reducir nuestro impacto ambiental y fomentar decisiones de compra más responsables.

  • Reducción: Al aplicar el principio de reducción, nos cuestionamos si realmente necesitamos dos unidades en lugar de una, o si optar por algo más pequeño en lugar de grande. Explorar estas alternativas contribuye a minimizar la sobreproducción y el consumo innecesario. Revisar nuestro armario antes de comprar puede evitar adquisiciones impulsivas. Para obtener consejos sobre cómo tener un armario eficiente, consulta el artículo «Cómo tener un armario eficiente en un fin de semana».
  • Reutilización/Multipropósito: En el ámbito de la moda, es recomendable asegurarse de que una prenda pueda formar al menos tres conjuntos diferentes y que realmente la utilizaremos varias veces. Para otros productos textiles, como las bayetas, consideremos su capacidad de ser utilizadas en varias superficies, evitando productos de un solo uso específico.
  • En el Momento de Elegir: Cuando seleccionamos un producto, es crucial tener en cuenta ciertos aspectos. Valorar su durabilidad y resistencia es esencial. En cuanto al material, la prioridad recae en fibras naturales orgánicas recicladas, seguidas por fibras sintéticas recicladas, fibras naturales y, por último, fibras sintéticas. Dentro de las naturales orgánicas, se debe preferir las de origen vegetal sobre las de origen animal. Idealmente, el producto debería estar compuesto al 100% de la misma fibra para facilitar su reciclaje. La elección de colores naturales o sin tintes también contribuye a una opción más sostenible, al igual que las superficies lisas sin estampados.

Además, considerar las prácticas ambientales de la empresa es esencial. Se recomienda observar certificados y etiquetados que respalden la sostenibilidad del producto. Por último, priorizar productos de empresas comprometidas con campañas que promuevan valores sostenibles, garanticen el origen de los materiales y respalden prácticas sociales responsables, como el comercio justo.

Guía Completa para la Compra de Ropa Sostenible

3. Almacenamiento y conservación

Para maximizar la utilidad de nuestros productos textiles, es fundamental adquirir habilidades en prácticas efectivas de conservación y cuidado. Estas prácticas no solo extienden la duración de nuestras compras, sino que también contribuyen significativamente a la sostenibilidad.

Por ejemplo, reducir la frecuencia de lavados, así como limitar el uso de secadoras y planchas, puede marcar una diferencia sustancial. Antes de decidir lavar una prenda, es beneficioso cuestionarnos si realmente está sucia o manchada, evaluando si simplemente ventilándola podría ser suficiente.

Este enfoque reflexivo no solo conserva recursos, sino que también reduce el desgaste innecesario de nuestras prendas, prolongando así su vida útil. Adoptar estas prácticas conscientes es un paso esencial hacia un consumo más sostenible y responsable.

4. Gestión de residuos

Cuando decidimos que una prenda ya no tiene lugar en nuestro uso diario, es crucial aplicar principios sostenibles para su disposición adecuada. Aquí te presentamos opciones respaldadas por la sostenibilidad:

  • Reutilización: Considera darle una segunda vida a la prenda. Por ejemplo, aquella camiseta que ya no utilizas para salir podría convertirse en una prenda cómoda para estar en casa o encontrarle una nueva utilidad.
  • Upcycling/Suprareciclaje/Reutilización creativa: Explora ideas creativas con un enfoque «hazlo tú mismo» (DIY). Un pantalón vaquero puede transformarse en una falda, dándole una segunda oportunidad y un nuevo propósito.
  • Donación/Intercambios/Venta: Pregunta a amigos y familiares si alguien podría necesitar la prenda. Explora opciones como donar a ONGs, participar en intercambios con grupos locales o venderla en plataformas de segunda mano, brindándole así una nueva vida a otra persona.
  • Reciclaje (NO tirar en la basura doméstica): Evita desechar la prenda en la basura común. Opta por entregarla en un Punto Limpio, contenedor específico para textiles o en tiendas que recojan prendas para reciclaje.
  • Consulta con el Ayuntamiento: En casos de duda sobre la gestión de residuos textiles en tu localidad, comunícate con el Ayuntamiento para obtener información específica. Las regulaciones pueden variar, y es esencial seguir prácticas de disposición final que respeten el medio ambiente y fomenten la economía circular.

Ejemplos de moda sostenible

En los últimos años, el creciente interés por la sostenibilidad ha propiciado un aumento en las opciones de moda responsable.

  • Paradigma de Sostenibilidad Social: En España, un ejemplo paradigmático de sostenibilidad social es Teixidors, un proyecto arraigado en Terrassa (Barcelona) desde hace 35 años, proporcionando empleo a más de 40 personas con discapacidad. Su equipo trabaja en telares del siglo XIX de manera completamente manual, utilizando materiales provenientes de fibras naturales, como lino, seda o lana, provenientes de proyectos sociales y sostenibles.
  • Velas, Lonas de Camión y Cinturones de Seguridad que Cobran Nueva Vida: La sostenibilidad ambiental a menudo se vincula con la economía circular, y eso es precisamente lo que busca Modesto, una marca que fabrica bolsos, mochilas y accesorios en Valencia, empleando materiales que de otra manera se perderían en sistemas de gestión. Su taller forma y emplea a mujeres en situación de vulnerabilidad.
  • Denim Infinitamente Reaprovechado: Proyectos como Infinit Denim combinan la economía circular con la sostenibilidad social. Esta marca utiliza tela de vaqueros desechados para confeccionar su propio tejido reciclado. La confección se realiza en talleres de inserción social y laboral, desafiando el modelo de producción tradicional que consume grandes cantidades de agua y ha perpetuado la precariedad laboral.
  • Ropa Deportiva, Buena para Ti y para el Planeta: La tendencia emergente de la ropa deportiva ecológica y de fabricación local se ve reflejada en marcas como ActandBe, que confecciona prendas en Almería y Barcelona utilizando materiales ecológicos y reciclados. Leser, una marca de ropa de yoga sostenible, sorprende con la combinación de materiales naturales e innovadores.
  • Accesorios con Buenas Historias: No se puede pasar por alto la importancia de accesorios y complementos fabricados de manera responsable y local. Marcas como Nuevemí, Nukak, Infinit Denim, Perpetum Mobile y Coba Complements utilizan materiales ecológicos ya existentes, como neumáticos de camión, vaqueros de segunda mano y telas colchoneras, para crear originales piezas. Cris B fabrica bolsos y mochilas veganas con algodón orgánico y estampados únicos en talleres de inserción laboral. Proyectos como Minipicnic, PennyP y Tatin Bags, llevados a cabo por artesanas enamoradas de materiales naturales y veganos, confeccionan bolsos y mochilas a mano y solo bajo pedido.

Guía Completa para la Compra de Ropa Sostenible

En definitiva, la moda sostenible se consolida como una tendencia, y cada vez más marcas españolas apuestan por la fabricación ética, local y respetuosa con el medio ambiente, destacando iniciativas innovadoras y comprometidas con la responsabilidad social y ambiental.

Impacto de la industria textil en la economía

La obtención de datos fiables sobre el impacto económico del sector textil, derivado tanto de la industria como de la distribución y venta de productos textiles, es una tarea complicada a nivel mundial e incluso nacional. A pesar de esta dificultad, algunos datos relevantes incluyen:

En 2017, las exportaciones de ropa y textiles representaron aproximadamente el 6% de los bienes manufacturados a nivel mundial, constituyendo alrededor del 70% del total de las exportaciones de bienes manufacturados. Esta cifra posiciona a la industria textil como el cuarto grupo más importante entre los bienes manufacturados exportados, siguiendo a los productos químicos, bienes de oficina y telecomunicaciones, así como los productos de automoción.

En el mismo año, la Unión Europea (UE-28) se destacó como el segundo exportador mundial de ropa y textiles, superado únicamente por China, al tiempo que se consolidó como el principal importador global de estos productos.

En el contexto español, se registran más de 60,000 puntos de venta y más de 550 centros comerciales. En el año 2017, el 43% de las ventas se llevaron a cabo en estos centros comerciales. Además, el comercio textil español generó una facturación de 18,097 millones de euros en el mismo año.

Impacto de los productos textiles en el medio ambiente y principales problemáticas

El impacto ambiental de los productos textiles abarca diversas problemáticas a lo largo de su ciclo de vida, generando preocupación en torno a la sostenibilidad de la industria. En la etapa de producción de materias primas, como el algodón, se observa un agotamiento de recursos naturales, debido al intensivo uso de agua y pesticidas.




Los procesos de fabricación textil contribuyen significativamente a la contaminación ambiental. La utilización de numerosos productos químicos tóxicos durante estos procesos contamina tanto el agua como el suelo. Además, la producción industrial de textiles consume grandes cantidades de energía, generando emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático.

Durante el uso y cuidado de las prendas, se presenta otro desafío ambiental. Las fibras sintéticas liberan microfibras plásticas durante el lavado, contaminando cuerpos de agua y afectando la vida marina. Además, algunas prendas contienen sustancias químicas perjudiciales, tanto para el medio ambiente como para la salud humana.

El desperdicio y descarte de productos textiles también contribuyen al impacto ambiental. La rápida obsolescencia promovida por la moda rápida resulta en una producción masiva de artículos de corta vida útil, generando residuos y contribuyendo al problema global de desperdicio. La dificultad en el reciclaje, debido a mezclas de fibras y tratamientos químicos, agrava aún más este problema.

El transporte y comercio global de productos textiles añaden otra capa al impacto ambiental, generando emisiones de carbono asociadas al traslado de productos a nivel mundial. Además, las condiciones laborales en la cadena de suministro, especialmente en países en desarrollo, a menudo involucran explotación laboral y condiciones precarias para los trabajadores.

Abordar estas problemáticas requiere enfoques más sostenibles en la producción textil, promoción de prácticas conscientes en el consumo de moda, innovación en materiales y tecnologías, y la transición hacia un modelo circular que reduzca la dependencia de recursos naturales y minimice el impacto ambiental y social asociado con la industria textil.

(Visited 17 times, 1 visits today)

Deja un comentario